Los manuscritos presentados son cuidadosamente leídos por el equipo editorial. A fin de ahorrar tiempo a los autores y revisores pares, solo se envían para revisión formal aquellos artículos que cumplan los criterios editoriales. Si los artículos no cumplen estos requisitos se rechazan.

Los manuscritos que se consideran relevantes y de interés para nuestros lectores se envían para su revisión formal a un sistema de arbitraje a doble ciego. Luego, los editores toman una decisión basada en las recomendaciones de los revisores, entre varias posibilidades:

  • Aceptar, con o sin revisiones editoriales
  • Invite a los autores a revisar su manuscrito para abordar inquietudes específicas antes de llegar a una decisión final.
  • Rechazar, generalmente por motivos de interés especializado, falta de novedad, avance conceptual insuficiente o problemas técnicos.

Si el artículo ha sido aceptado para ser publicado por los revisores, se regresa el artículo al autor para que haga las modificaciones o ajustes sugeridos por los revisores. El autor o los autores, tiene un plazo prudente de un máximo de dos semanas para hacer las correcciones al artículo. El artículo aprobado por los revisores puede ser rechazado si no incorporan los cambios solicitados o si no responden los mensajes de la revista en el plazo antes indicado.