e-ISNN: 2706-6053
Artículo Open Acces bajo
licencia Creative Commons SOCIALIUM revista científica de Ciencias Sociales, Vol. 5 - No. 2, julio - diciembre 2021, pág. 120-139.
DOI: https://doi.org/10.26490/uncp.sl.2021.5.2.931
Confinamiento y su incidencia en las relaciones familiares de la
ciudadela San José de la parroquia 12 de marzo del cantón
Portoviejo
Confinement and its impact on family relationships in the “Ciudadela San José, Parroquia 12
de Marzo, Cantón Portoviejo”
Xavier Alexis Macías Moreira1 , Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay2
Cómo citar
Macías, X. y Aveiga, V. (2021). Confinamiento y su incidencia en las relaciones familiares de la ciudadela San José de la parroquia
12 de marzo del cantón Portoviejo. Socialium, 5(2), 120-139. https://doi.org/10.26490/uncp.sl.2021.5.2.931
RESUMEN
Las familias han atravesado por una serie de cambios y adaptaciones durante el confinamiento
por la pandemia de la COVID-19, por lo que el objetivo de este estudio fue analizar el
confinamiento y su influencia en las relaciones familiares de la ciudadela San José” de la
parroquia 12 de marzo del cantón Portoviejo. El desarrollo de esta investigación se fundamentó
en un estudio de tipo descriptivo, con enfoque cuantitativo, para la obtención de información
relevante del tema objeto de estudio se realizó una revisión bibliográfica, a nivel empírico se
empleó la técnica de la encuesta y se utilizó como instrumento un cuestionario de 10 preguntas,
la muestra fue aleatoria intencional con un total de 30 familias que residen en la ciudadela “San
José”. Los resultados evidenciaron la realidad en la que se sitúan las familias de como impactó en
cada miembro del hogar y de los cambios que han tenido que realizar durante el confinamiento
por la pandemia del COVID-19 para así adaptarse a esta nueva realidad, en conclusión, el sistema
familiar afrontó ciertas adversidades y problemas sociales que afectaron e influyeron en la
convivencia con sus miembros, en algunos casos fue positivo, debido a que se realizaron
modificaciones para ajustarse al contexto en el que vivían las familias fortaleciéndose los vínculos
mejorando sus relaciones familiares, en otros, el confinamiento provo inestabilidad en la
convivencia, debido a que surgieron problemas para superar las calamidades que existían en su
entorno.
Palabras clave: familia; confinado; convivencia; relaciones familiares.
ABSTRACT
Families have lived a series of changes and adaptations during confinement by the COVID-19
pandemic, so the objective of this study was analyze the confinement and its influence on families
from Ciudadela “San José”- Parroquia 12 de marzo- Canton Portoviejo. The development of this
research was based on a descriptive study, with a quantitative focus, to obtain relevant
information on the topic study. It used a bibliographic review with an empirical level, the survey
technique was made and 10-questions was used as an instrument. The sample was random with
a total of 30 families from “San José” citadel. The results showed the reality in which the families
are situated of how it impacted each member of the household and the changes they have had
to make during confinement due to the COVID-19 pandemic in order to adapt to this new reality,
in conclusion, The family system faced certain adversities and social problems that affected and
influenced the coexistence with its members, in some cases it was positive, because modifications
were made to adjust to the context in which the families lived, strengthening ties by improving
their family relationships, in others, the confinement caused instability in the coexistence, due to
the fact that problems arose to overcome the calamities that existed in their environment.
Keywords: family; confined; coexistence; family relationships.
1 Egresado de la Carrera de
Trabajo Social de la Facultad
de Ciencias Humanísticas y
Sociales.
Universidad Técnica de
Manabí, Portoviejo,
Ecuador.
xmacias0653@utm.edu.ec
2 PhD en Ciencias
Pedagógicas, Magister en
Gerencia Educativa
Profesional, Licenciada en
Servicio Social.
Universidad Técnica de
Manabí, Portoviejo, Ecuador.
vicenta.aveiga@utm.edu.ec
Arbitrado por pares ciegos
Recibido: 02/05/2021
Aceptado: 29/06/2021
Xavier Alexis Macías Moreira y Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
Volumen 5 | Número 2 | julio - diciembre| 2021 121
Introducción
La pandemia relacionada a la COVID-19 es una enfermedad que ha traído consigo muchos cambios en el
estilo de vida de las personas, lo cual ha ocasionado un proceso de aislamiento social como medida de
protección para evitar contagios y esto a su vez otorgó la oportunidad de conocer la dinámica que existe
dentro del hogar. Desde EFE/ Redacción Primicias (2020) subraya lo expresado por el jefe de la OMS, Hans
Kluje exponiendo que, “el aislamiento, el distanciamiento físico, el cierre de escuelas y lugares de trabajo,
son desafíos que nos afectan, y es natural sentir estrés, ansiedad, miedo y soledad en estos momentos
(párr. 2).
En este sentido por medio de una entrevista que estableció la prensa El Telégrafo (2020), la socióloga
Paola Sánchez de la Fundación Ahínco, afirma que la emergencia sanitaria ha cambiado la normalidad de
la interacción familiar debido a que el tiempo en actividades familiares se ha extendido y no ya solo a los
fines de semana como anteriormente sucedía.
De forma parecida Montero, et al. (2020) especifica que el confinamiento ha provocado que las familias
realicen cambios en el estilo que inciden no tan solo en la dinámica familiar, sino también en lo laboral y
social, por lo que, al interno de las familias, se ha desplegado nuevos modos de convivencia, roles y retos
que beneficien la convivencia en as de confinamiento. De este modo Soberanis (2020) ha visto la
contingencia de la COVID-19 un escenario de convivencia forzada, debido a que la casa ha significado el
lugar de trabajo para los padres, el lugar de estudio para los hijos e incluso el lugar de convivencia social
con otras personas a través de la tecnología.
Hay que tener en claro que la situación de confinamiento en una pandemia, es una situación fuera de lo
que la persona considera normal, es así que Comunicación La Salle Paterna (2020) expresa que, en el
contexto de la pandemia, las personas generan estados emocionales que se deben aprender a gestionar
de manera correcta para mantener un ambiente familiar con buenas relaciones, por lo que se debe
intentar reducir el estado de ánimo negativo que puede producir un confinamiento y fortalecer un
ambiente positivo.
A esto, la psicóloga Berzosa (2020) añade que las parejas han tenido que convivir día y noche sin poder
escaparse a realizar sus actividades diarias aumentando así el tiempo de exposición a lo cotidiano en una
situación compleja, cargada de incertidumbre, estrés, compaginando ese tiempo con los hijos (párr. 3).
Por lo que se evidencia el reto que esto puede significar para las familias.
Ahora bien, las personas que componen una familia tiene como principal característica mantener vínculos
afectivos entre sí, lo que hace que se sientan seguros, tranquilos, estables, etc. Sin embargo, también
existen nculos que generan inseguridad, inestabilidad o miedo, y en un contexto de confinamiento estos
Confinamiento y su incidencia en las relaciones familiares de la ciudadela San José de la parroquia 12 de marzo del
cantón Portoviejo
SOCIALIUM| Revista científica de Ciencias Sociales | e-ISSN: 2706-6053
122
vínculos pueden percibirse o expresarse de manera más intensa entre los miembros del hogar, dando
lugar a modos de relación diferentes a los que ya estaban establecidos (Fundación Lluís Alcanyís, 2020).
En esta línea, el Doctor en psicología Poblete (2020) indica que las diversas restricciones impuestas sobre
nuestro comportamiento y el aumento en la frecuencia de las interacciones familiares que se ha suscitado
a partir del confinamiento son factores que evidentemente propician el surgimiento de tensión (párr.
24).
Para el Centro de Apoyo a las familias del Ayuntamiento de Madrid (2020) indica que la situación de la
pandemia ha dado paso a que algunas familias pasen por un contexto de crisis ocasionado por el
confinamiento, la propagación del virus, la información cotidiana referente a la pandemia, las tareas
laborales o académicas, las medidas de higiene, la observación del estado de salud propio, familiar y
colectivo y esto inevitablemente conlleva a estos cognitivos como la preocupación, ansiedad estrés, entre
otros.
En este sentido Concha (2020), expresa que las relaciones afectivas en el entorno familiar pueden
apreciarse de forma más intensa, dando lugar a diferentes maneras de relación y, como probablemente
en ninguna de las situaciones conocidas hasta el momento ha existido una convivencia tan intensa entre
los miembros que habitan un hogar, es un escenario que necesita un proceso de aprendizaje y adaptación
para así poder sobrellevarla de la mejor forma.
De acuerdo al Centro de Apoyo a las Familias del Ayuntamiento de Madrid (2020) el afrontamiento de
situaciones de crisis conlleva de forma común a una repuesta adaptativa por parte de las familias a través
de una adecuada gestión que requiere conocimientos, organización, comunicación, cambios y medidas de
afrontamiento que realizadas en conjunto fortalecen la dinámica familiar, es así que el sistema familiar es
imprescindible para afrontar adversidades como lo es la interrupción drástica de contacto con otras
personas, que en tiempos de pandemia ha pasado a formar parte de una realidad virtual de los individuos,
recobrando de manera intensiva la unión familiar.
El nuevo escenario que impone la pandemia ha representado un cambio de rutina cotidiana lo que implica
cambios en la dinámica familiar desplegando los recursos que se poseen e incorporar otros para manejar
la interacción familiar que supone permanecer en confinamiento y hacerlo de forma correcta donde
pueda existir una convivencia adecuada, así lo afirman (Ibarra y Pérez 2020).
La organización internacional Aldeas Infantiles SOS España (2020) señala que la cuarentena ha establecido
nuevas formas de relacionarse en pareja, en familia, entre padres e hijos, y también entre hermanos. La
rivalidad y el conflicto, que son parte de las relaciones fraternales, se acentúan, pero también lo hacen el
apego y la complicidad. Entendiéndose a este punto como una realidad diversa; la intensidad emocional
Xavier Alexis Macías Moreira y Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
Volumen 5 | Número 2 | julio - diciembre| 2021 123
en los días de confinamiento no solo aumenta la probabilidad de que surjan nuevos problemas o
discusiones fraternales, sino que también favorece la aparición de conductas positivas y la generación de
vínculos más estrechos.
El Centro de Apoyo a las Familias del Ayuntamiento de Madrid (2020) indica que, en momentos de
confinamiento, la convivencia familiar se convierte en el día a día, lo que permite que, en un entorno
familiar positivo, los valores que, habitualmente se inculcan a sus familiares a través de verbalizaciones,
tengan mayor efectividad en las acciones y tiempo que se pasa juntos.
Considerando que la familia es la primera institución de la sociedad y la más importante debido a que es
fundamental para el desarrollo psicosocial de las personas, se indica que la conducta del mismo depende
mucho de los valores aprendidos en casa y los cuales también son reforzados en el entorno social por
amistades o en las instituciones educativas (García, 2020).
Reforzando los efectos positivos que puede traer el confinamiento en las relaciones familiares, Cabrera et
al. (2020) realizó una investigación en las familias colombianas, demostrando que las relaciones internas
en la familia durante el confinamiento, el 29,28 % de la población encuestada piensa que hay discusiones
con mayor frecuencia en su familia, mientras que el 84,41 % que hay mayores muestras de afecto (p. 14).
De forma parecida Castellanos (2020) difundió en la revista familia de Ecuador una encuesta a un número
determinado de familias donde se muestra los aspectos positivos del confinamiento, en el que algunas
familias han logrado fortalecer sus lazos gracias al tiempo que pasaron juntos. Las relaciones entre madres
e hijas fueron las que más se beneficiaron del tiempo en cuarentena, por lo que la autora antes
mencionada especifica que estas relaciones fueron las que más se fortalecieron en el confinamiento, por
el cual el 60% de familias encuestadas aseguraron que el vínculo entre estos dos miembros del hogar era
mucho mayor. También enfatizó que este escenario requiere la utilización que permitan a las familias
adaptarse a la nueva realidad y que se promueva el desarrollo de la resiliencia y la salud emocional
familiar.
Otros estudios favorables que realizó la profesional en Trabajo Social a familias ecuatorianas demuestran
que, los elementos positivos de la convivencia familiar, que constantemente identifican las familias, se
relacionan con comprender y valorar las prácticas de diálogo, tolerancia y en especial las prácticas
religiosas, como referentes de códigos de conducta, de orden y de brindar tranquilidad frente a la
incertidumbre que se vivía (Molina, 2020).
En este sentido, Olmos (2017) indica que en la familia se va construyendo la personalidad de cada uno de
sus miembros convirtiéndose en el pilar sobre el cual se fundamenta el desarrollo psicológico, social y
físico del ser humano, por lo que al crecer en un buen entorno familiar la sociedad se enfrentaría a menos
Confinamiento y su incidencia en las relaciones familiares de la ciudadela San José de la parroquia 12 de marzo del
cantón Portoviejo
SOCIALIUM| Revista científica de Ciencias Sociales | e-ISSN: 2706-6053
124
problemáticas sociales debido a que se tendría mejor definido el sentido de responsabilidad, habría
menos violencia tanto dentro como fuera del hogar, además habría más respeto tanto para la naturaleza
como para el entorno social, evitando de esta manera otros conflictos sociales. Pero si el núcleo familiar
es disfuncional la sociedad padece de estas fracturas y las refleja en sus relaciones y entornos; surgen
acciones tales como la violencia ya sea física verbal o emocional, desapegos e inconformidades.
De esta forma Soberanis (2020) argumenta que al inicio de la cuarentena existían expectativas positivas
de las actividades que se podrían realizar al tener más tiempo y pasar momentos de calidad en familia,
como jugar y estudiar con los hijos e incluso convivir en pareja. Sin embargo, a medida que ha transcurrido
el confinamiento, se convirtió en una situación cada vez más difícil de manejar para padres e hijos que se
desenvolvían en un no muy buen entorno familiar y que no estaban acostumbrado a pasar mucho tiempo
juntos, perdiendo de esta manera el equilibrio familiar, la disciplina, los hábitos y las actividades.
Es así que la prensa digital El Telégrafo (2020) compartió un comunicado de la OMS en el que emite una
alerta de que el confinamiento también tiene el potencial de exacerbar las interacciones familiares
negativas y disfuncionales, sobre todo cuando estas ya existían previamente convirtiéndose así en una
situación más difícil de controlar durante una convivencia más prolongada. Además, argumenta que la
pandemia por la COVID-19 está causando un aumento de problemas sociales como lo son la violencia
doméstica, el abuso sexual y el abuso infantil.
En este punto se resaltan cifras en Ecuador sobre el aumento de la violencia en el contexto del
confinamiento, indicando que, en los primeros meses de la pandemia, específicamente hasta el mes de
abril del 2020 los casos de violencia aumentaron un 47%, recibiendo alrededor de 587 llamadas
especialmente de mujeres pidiendo ayuda frente a agresores que violentan contra su integridad física y
psicológica. Este tema es grave por motivo de que, al estar en sus hogares en horarios de salidas no
permitidas, las personas no tienen otra opción que permanecer en sus casas junto a sus victimarios
(Montero, et al. 2020).
La prensa digital El Telégrafo (2020), comparte información complementaria con lo antes mencionado e
indica que el director general de Sistema Integrado de Seguridad ECU-911, Juan Zapata, manifestó que,
desde el inicio de la crisis sanitaria, es decir desde el 12 de marzo hasta noviembre del 2020, la institución
que preside, a escala nacional, registra 70,439 casos de violencia intrafamiliar.
Complementando lo antes mencionado, la World Vision (2020) manifiesta que, la tensión y el
desequilibrio emocional se convierten en factores desfavorables de la violencia doméstica. Este reporte
ratifica que el maltrato infantil durante el 2020 escaló de un 20% a un 32%, estos datos representan cerca
Xavier Alexis Macías Moreira y Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
Volumen 5 | Número 2 | julio - diciembre| 2021 125
de unos 85 millones de niños a nivel mundial se encuentran expuestos a abusos físicos, psicológicos,
emocionales e incluso sexuales.
La socióloga, de la fundación Ahínco expresa que, el tema de la familia hay que tratarlo desde una
perspectiva de clase, motivado a la desigual situación económica que viven los países. La experta expuso
que las familias de escasos recursos económicos durante el confinamiento ocasionado por la pandemia
nunca dejaron de acudir a las calles a trabajar, siendo sus ingresos pudiendo ponderar una situación de
violencia intrafamiliar, debido a sentimientos de frustración al no poder solventar sus gastos y
desahogándose con los menores, originando de tal manera este tipo de problema social (El Telégrafo,
2020).
Lo mencionado anteriormente concuerda con Cabrera et al. (2020) e indica que algunos han perdido el
trabajo por recortes de personal debido que la situación obligó a algunas empresas tomar estas medidas,
la ayuda externa para el mantenimiento del hogar desapareció, lo que generó aumento de la tensión en
las relaciones familiares (p. 2). Por otro lado, el autor antes mencionado indica que es necesario precisar
que, a raíz de diversos cambios, las familias han tenido que modificar sus actividades, en la encuesta
realizada a las familias colombianas el 49,12 % de los participantes, a partir de la cuarentena se ha
modificado la distribución de tareas del hogar, esto ocurre para 13.90% de los hombres y para el 35,22 %
de las mujeres. El porcentaje mayor en las mujeres se debe a que ellas tradicionalmente han asumido
mayores responsabilidades en las tareas de cuidado de los miembros de la familia y del mantenimiento
del hogar.
Es así que en las relaciones parentales Cabrera et al. (2020) el confinamiento cambió el desarrollo de las
actividades diarias por lo que los padres tuvieron que asumir de manera permanente el acompañamiento
escolar de sus hijos y en muchos casos ser profesores de los niños más pequeños, función a la cual estaban
acostumbrado a destinárselo al docente de determinada institución educativa. De esta forma la educación
de los hijos desde el hogar ha significado un gran reto para las familias debido a que tenían que ejecutar
en un solo espacio físico roles de crianza, realización de actividades del hogar y desempeñar funciones
labores, por lo que en ciertos padres resultó un desborde emocional para llevar a cabo dichos roles (Meza-
Torres y Ramírez-Ramírez, 2020).
En la Universidad Nacional de Colombia, la Agencia de Noticias UN (2020), coincide con lo antes
mencionado expresando a lo largo de las generaciones, los padres encargan la responsabilidad de la
educación y el seguimiento escolar en las instituciones educativas. Sin embargo, en el contexto actual, los
padres han tenido que estar inmersos en el proceso instructivo y académico de sus hijos, lo que puede
generar un reto en la capacidad de manejar la atención que los hijos requieren.
Confinamiento y su incidencia en las relaciones familiares de la ciudadela San José de la parroquia 12 de marzo del
cantón Portoviejo
SOCIALIUM| Revista científica de Ciencias Sociales | e-ISSN: 2706-6053
126
La Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (2020) a través del Observatorio de Psicología
Social Aplicada realizó investigaciones que corroboran lo antes mencionado y en sus estudios se
demuestra que en su población encuestada el 56 % de padres de familia indicaron la modalidad de
educación virtual ha resultado muy dificultosa. Por otra parte, el 30 % señala que el hecho de tener a los
hijos en el hogar realizando sus tareas escolares ha producido un deterioro de la dinámica de las relaciones
familiares. Lo expresado anteriormente completa con la percepción que tienen los padres respecto al
estado de ánimo que presentan sus hijos como consecuencia de la escolaridad virtual, describiendo
estados emocionales de sus hijos como lo son: cansancio, ansiedad, aburrimiento, tristeza, angustia,
preocupación, desánimo y depresión.
Es necesario mencionar lo indicado por Nivela, et al. (2020) “la educación en el hogar supone la
discriminación y acentuación de brechas y desigualdades existentes, entre quienes pueden tener acceso
a la educación virtual porque poseen en sus hogares, acceso a internet, computadora, teléfonos
inteligentes, y los que no” (p. 28).
Resulta indudable que el orden familiar y del mundo han sido alterados por lo que, como consecuencia,
la mente de las personas también se ha visto afectada, provocando en muchas ocasiones malestar,
irritación o ansiedad. Es así que dicho desorden facilita el surgimiento de conflictos entre quienes conviven
en un mismo hogar, impactando directamente sobre la atmósfera relacional de la familia (Poblete, 2020).
Así se puede decir que la casa, epicentro del confinamiento, además de espacio físico deviene espacio de
la familia, donde se resguarda la intimidad, se intercambian las responsabilidades de la vida cotidiana que
tiene cada miembro de la familia y se manifiestan los afectos, los vínculos; de igual forma lo hace la
limitación de relaciones interpersonales con los familiares y amigos y de interacción con el entorno, por
lo que se forman emociones negativas, ansiedad, miedo, a la par, que la situación del confinamiento
representa una oportunidad para el reencuentro consigo mismo y con la familia. La realidad del
aislamiento, delimitará un antes y un después en diferentes esferas, dentro de las cuales está involucrado
la convivencia familiar (Ibarra y Pérez, 2020).
Por lo tanto, el estudio de esta problemática está apoyado en un modelo sistémico-ecológico por cuanto
se analiza la interacción familiar y la comunicación que existe entre los integrantes de una familia y como
el confinamiento causado por la pandemia de la COVID-19 ha incidido en los integrantes de una familia y
a la vez en la dinámica familiar, por lo que se aborda los cambios que han tenido que realizar las familias
para adaptarse a una nueva realidad y de las adversidades que pudieron suscitarse durante el
confinamiento, así mismo de los problemas sociales que se han originado en ese ámbito y que ha influido
Xavier Alexis Macías Moreira y Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
Volumen 5 | Número 2 | julio - diciembre| 2021 127
en la interacción familiar, por lo que el objetivo de este estudio es analizar el confinamiento y su incidencia
en las relaciones familiares de la ciudadela San José de la parroquia 12 de marzo del cantón Portoviejo.
Método
Tipo de estudio. La investigación se realizó a través de un proceso de revisión bibliográfica de distintos
artículos científicos, prensa digital y otras fuentes de veracidad los cuales permitieron obtener
información relevante relacionada al tema objeto de estudio que de acuerdo a Méndez y Astudillo (2008)
“es un proceso mediante el cual se recopila conceptos con el propósito de obtener un conocimiento
sistematizado” (p. 16). Se ejecutó una investigación no experimental de tipo descriptivo que de acuerdo
al autor Tamayo (1999), “Comprende la descripción, registro, análisis e interpretación de la naturaleza
actual, composición o procesos de los fenómenos.” En este sentido se efectuó un enfoque cuantitativo
que consiste en la recolección de datos para probar hipótesis con base a la mediación numérica y el
análisis estadístico” (Hernández et al. 2014).
Población y muestra. La población objeto de estudio está conformada por 203 familias que residen en el
sector de la Ciudadela San José del cantón Portoviejo, en el cual se utilizó un muestreo aleatorio
intencional en el que se logró encuestar a 30 familias pertenecientes al sector antes mencionado.
Instrumentos de recolección de datos. Para la recolección de datos se utilizó como instrumento un
cuestionario de 10 preguntas relacionadas al tema investigado, que conforme a lo que indica Anguita, et
al., (2003) “es un documento que recoge de forma organizada los indicadores de las variables implicadas
en el objetivo de la encuesta (p. 153). De esta forma de acuerdo a la contestación que se le admitió al
encuestado, se establecieron preguntas cerradas en el que la persona encuestada debía elegir entre varias
opciones.
Procedimientos de la recolección de datos. El procedimiento empleado en el estudio realizado fue la
técnica de la encuesta que conforme a lo que expresa Anguita, et al., (2003) Permite la obtención de
datos sobre una gran variedad de temas en el que la información se recoge de modo estandarizado
mediante un cuestionario lo que permite hacer comparaciones intragrupales” (p. 143). En este sentido la
técnica fue ejecutada de forma online a través del software de administración de encuestas “formularios
google” el cual contenía información relacionada al tema y objetivo del estudio, así como también de las
preguntas a contestar cada una con sus opciones. La encuesta fue entregada a la población