e-ISNN: 2706-6053
Artículo Open Acces bajo
licencia Creative Commons
SOCIALIUM revista científica de Ciencias Sociales, Vol. 5 - No. 2, julio - diciembre 2021, g. 21-42.
DOI: https://doi.org/10.26490/uncp.sl.2021.5.2.930
Intervención del Trabajador Social en la violencia filio-parental en
la Unidad Educativa Fiscal “San Isidro” Manabí, 2020
Intervention of the Social Worker in child-parental violence in the Fiscal Education Unit
"San Isidro" Manabí, 2020
Julissa Jamileth Ostaiza Meza
1
, Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
2
Cómo citar
Ostaiza Meza, J.J. y Aveiga Macay, V.I.R. (2021). Intervención del Trabajador Social en la violencia filio-parental en la Unidad
Educativa Fiscal “San Isidro” Manabí, 2020. Socialium, 5(2), 21-42. https://doi.org/10.26490/uncp.sl.2021.5.2.930
RESUMEN
El trabajador social intensifica su labor como un desafío al momento de intervenir en los casos de
violencia filio-parental, desde su visión profesional aporta conocimientos teóricos y prácticos que
facilitan la comprensión de esta problemática que afecta a las familias cuando el hijo maltrata física
o verbalmente a sus progenitores, estudios realizados evidencian esta realidad social, por lo que el
objetivo de esta investigación fue analizar la intervención del Trabajador Social en la violencia filio-
parental en la Unidad Educativa Fiscal “San Isidro” Manabí 2020. En el desarrollo del proceso, se
utilizó el todo descriptivo, con enfoque cualitativo y cuantitativo, se procedió a realizar una
revisión bibliográfica, a nivel empírico se empleó la técnica de la entrevista y encuesta, la muestra
fue aleatoria intencional con un total de 67 personas, conformado por 30 estudiantes, 30 madres
y padres de familia, 6 docentes a quienes se les aplicó la encuesta y una entrevista dirigida a la
trabajadora social del Departamento de Consejería Estudiantil de la institución. Los resultados
evidenciaron que el abordaje del trabajador social en esta problemática fue fundamental, por
cuanto utilizó metodologías y técnicas propicias que le permitieron a las familias mejorar estilos
educativos y un sistema comunicacional adecuado para fortalecer la dinámica del núcleo familiar.
En conclusión, los trabajadores sociales son profesionales importantes para el abordaje de la
violencia filio-parental, familiarizándose con la problemática y tomando en contacto con la familia
para así proceder a aplicar un modelo de intervención adecuado a la situación.
Palabras clave: familias; intervención; violencia; trabajo social.
ABSTRACT
The social worker intensifies his work as a challenge when intervening in cases of child-parental
violence, from his professional perspective he contributes theoretical and practical knowledge that
facilitates the understanding of this problem that affects families when the child physically or
physically abuses verbally to their parents, studies carried out show this social reality, so the
objective of this research was to analyze the intervention of the social process in child-parent
violence in the Fiscal Education Unit "San Isidro" Manabí 2020. In the development of the process,
the descriptive method was used, with a qualitative and quantitative approach, a bibliographic
review, at an empirical level the interview and survey technique was used, the sample was
intentionally random with a total of 67 people, made up of 30 students, 30 mothers and fathers of
the family, 6 teachers to whom the survey and an interview directed to the social worker of the
Department of Student Counseling of the institution were applied. The results showed that the
social worker's approach to this problem was fundamental, since they used appropriate
methodologies and techniques that allowed families to improve educational styles and an
adequate communication system to strengthen the dynamics of the family nucleus. In conclusion,
social workers are important professionals in addressing child-parental violence, familiarizing
themselves with the problem and making contact with the family in order to proceed to apply a
model of intervention appropriate to the situation.
Keywords: families; intervention; violence; social work.
1
Egresada de la Carrera de
Trabajo Social de la Facultad
de Ciencias Humanísticas y
Sociales.
Universidad Técnica de Manabí,
Portoviejo, Ecuador.
jostaiza9119@utm.edu.ec
2
PhD en Ciencias
Pedagógicas, Magíster en
Gerencia Educativa
Profesional.
Universidad Técnica de Manabí,
Portoviejo, Ecuador.
vicenta.aveiga@utm.edu.ec
Arbitrado por pares ciegos
Recibido: 02/05/2021
Aceptado: 18/06/2021
Intervención del Trabajador Social en la violencia filio-parental en la Unidad Educativa Fiscal “San Isidro” Manabí,
2020
SOCIALIUM| Revista científica de Ciencias Sociales | e-ISSN: 2706-6053
22
Introducción
Paredes (2018) define la relación filio parental como un conjunto de conductas positivas o negativas
dentro de la estructura familiar, cuando las conductas son negativas existe factores de riesgo que se
puede dar de forma agresiva sica (golpes, empujones), verbal (insultos repetidos, amenazas) y
psicológicas dentro de las relaciones interpersonales (p.35).
Es evidente que la violencia está presente en la sociedad en maneras bastante distintas y en varias
esferas, a raíz de ello surgen teorías y estudios en torno a ésta para comprenderla y prevenirla,
convencionalmente la violencia en las relaciones familiares se ha centrado en la violencia hacia la prole
y en las relaciones de pareja, a pesar de ello, en los últimos años se ha hecho visible un tipo de maltrato
dentro de la familia la violencia filio-parental o ascendente (López, 2016, p.1).
Ciertamente “la violencia filio-parental es un problema social cualitativamente diferente a otros tipos
de violencia familiar, porque los adolescentes dirigen la violencia hacia quienes debieran representar
la autoridad y proporcionarles bienestar” (Ibabe, 2015, p.615). A tenor de lo expuesto Aroca et al.
(2014) expresan que el impacto de la violencia filio-parental VFP, genera consecuencias numerosas
y severas que se extienden más allá del propio hogar, generando otros problemas adicionales difíciles
de solucionar. “Estas secuelas implican un deterioro de la salud y el bienestar familiar, especialmente
en las madres y padres, porque les impide ejercer otros roles sociales de forma eficaz” (p.168).
En cuanto al ciclo de la VFP cuanto más extrema sea la conducta del hijo o de la hija, los progenitores
mostrarán mayor predisposición a los requerimientos de sus hijos por medio de concesiones y obtener
así su tranquilidad, se refleja en los padres debilidad para defenderse de amenazas ejercidas por parte
del hijo, acostumbrándolo a conductas negativas y a que las peticiones seguidas del menor sean
insostenibles para los padres (Molla y Aroca, 2017, p.19).
Con respecto a las causas del fenómeno, los profesionales tomados en cuenta en la investigación de
López (2016), coinciden en el mal uso de los estilos educativos parentales y la falta de habilidades
como principal razón de la aparición de la VFP. Al aumentarse la permisividad con respecto a décadas
pasadas, especialmente la falta de límites o siendo estos difusos ante el ejercicio de los roles
parentales y sus funciones nutricias. En la opinión de Calcedo (2018) al hablar de VFP es esencial tener
en cuenta tres variables; características individuales del menor, la familiar y las sociales y culturales
del contexto. Al combinarlas se establecen las causas que lo originan. Los padres inmersos en una
situación de miedo e inseguridad, se ubican en una situación de desamparo y paralización, haciendo
que las conductas negativas perduren por un plazo más largo. Decidiendo a la vez mantener en secreto
lo acontecido para evitar etiquetas o prejuicios a la familia.
Julissa Jamileth Ostaiza Meza y Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
Volumen 5 | Número 2 | julio - diciembre| 2021
23
A este punto de vista Santos (2020) añade que la VFP sucede en cualquier tipo de familias, en múltiples
contextos, desmejorando el funcionamiento familiar a todas aquellas con carentes estilos educativos,
de normas y límites. La falta de rigor y de orden democrático en el sistema comunicacional en la
construcción del ciclo familiar deteriora el dominio personal para el establecimiento de una
credibilidad y relaciones de confianza necesarias para el mantenimiento de unas pautas pacíficas y
propositivas en las dinámicas familiares. Dada la complejidad de un fenómeno multicausal como es el
caso de la VFP, Abadias y Ortega (2018) precisa que hay una confluencia de las diversas disciplinas
requeridas para un abordaje óptimo de los jóvenes agresores y sus familias (profesionales de la
psicología, psiquiatría, juristas, educadores y trabajadores sociales o incluso del ámbito académico)
(p.15).
Se resalta la investigación de Cancino et al. (2020), en sus resultados obtenidos pretenden abonar en
el corpus empírico sobre la coocurrencia de distintas formas de violencia en adolescentes, entre otras
implicaciones, resalta el hecho de la VFP (psicológica y física) se evidencia en ambos géneros,
implicando además un carácter bidireccional. Es así que estos datos señalan la necesidad de
implementar programas de prevención e intervención en la violencia y todos sus tipos y, en especial,
evitar la fragmentación del estudio de la violencia interpersonal e intrafamiliar. Se añade que, en los
resultados de Carrascosa et al. (2018) influyen en mayor medida la importancia que para los menores
tiene el clima familiar como variable fundamental en su alcance sobre comportamientos de violencia
hacia los iguales. Estos resultados resaltan, por tanto, la necesidad de poner en marcha proyectos de
intervención para mejorar la relación filio-parental, enfatizando en los valores, como el respeto hacia
la autoridad y la comunicación familiar. Siendo muy necesario que los padres participen en estos
programas.
Por otra parte, Castañeda et al. (2017) en su estudio en el centro de menores Sevilla (España), arrojó
resultados sobre que los progenitores mantienen diferentes opiniones en la VFP; reconocen que sus
hijos se dan cuenta de sus acciones agresivas, y que se sentían arrepentidos, a veces lo expresaban
verbalmente y manifestaban ponerse en el lugar de los padres, para mostrar así empatía. Sin embargo,
otros padres mantienen que sus hijos mostraban un proceso empático, pero únicamente para obtener
ventajas: beneficiarse del debilitamiento emocional de sus padres para obtener lo que desean e
incluso utilizando violencia. En este caso, se produce una desconexión moral entre la empatía
cognitiva, afecto y acción.
En este contexto, la trabajadora social Rosa (2017), indica que tradicionalmente, se ha asociado la VFP
al estilo autoritario, pudiéndose relacionar con la bidireccionalidad de la violencia, es decir, cuando
los padres han ejercido un estilo de crianza autoritario y utilizan el castigo y, en algunos casos, la
Intervención del Trabajador Social en la violencia filio-parental en la Unidad Educativa Fiscal “San Isidro” Manabí,
2020
SOCIALIUM| Revista científica de Ciencias Sociales | e-ISSN: 2706-6053
24
violencia contra los hijos, estos al llegar a la adolescencia practican el “intercambio de papeles” en el
que el hijo, que en su niñez ha sido criado con maltratos, empieza a tratar violentamente a sus padres,
ocasionando así violencia filio-parental. Pasando al estudio de Calvo y Sierra (2016), entienden que la
VFP es un reto social en la que están incluidos todos: la sociedad debe visualizar la problemática, el
sistema escolar debe colaborar con las familias en el desarrollo de competencias emocionales, el
círculo familiar debe encontrar el equilibrio entre protección/educación, los adolescentes proponerse
a practicar tolerancia ante la frustración, y los profesionales formarse continuamente para ofrecer
respuestas e intervenciones óptimas posible a las distintas dificultades que presentan las familias.
Ahora bien, Marín (2014), manifiesta que la violencia intrafamiliar ha sido un área de investigación
para las Ciencias Sociales considerada altamente compleja. El Trabajo Social Familiar al ser una forma
clásica de intervención profesional, es caracterizada por la actuación desde las familias y con los
individuos, el acercamiento a la problemática de VFP en esta disciplina se puede realizar desde la
investigación, la intervención o prevención. Como expresan Somovilla et al. (2016), “la incuestionable
actividad cambiante de la sociedad actual genera otras realidades que aluden al Trabajo Social a
avanzar en paralelo a las mismas, implicándose con la investigación, la innovación y la transferencia
de resultados” (p.98).
Respecto a la intervención familiar, en este tipo de violencia se hace interesante utilizar el modelo
sistémico, aplicándose de manera directa, como un método de intervención del Trabajo Social
Familiar. Especificando que el todo es más que la suma de las partes, se visibiliza todas las
características de interrelación del usuario y su sistema familiar. Por ello, desde este enfoque la
explicación de una determinada situación familiar con un funcionamiento disfuncional es propia de
los subsistemas familiares y en las relaciones que se efectúen en su dinámica (Fernández, 2017, p.26).
Por lo tanto, el modelo sistémico considera, pues, que en el sistema familiar está en la causa y en la
solución, interviniendo a través de la denominada como terapia de familia o terapia sistémica
Fernández García (2005, p.86 citado en Fernández, 2017, p.26), este mismo autor indica que es en
esta terapia donde se trabajan sobre los problemas sociales específicos que perturban el bienestar de
la familia, empezando este proceso con el estudio de la dinámica familiar, comprendiendo los
subsistemas: individual; conyugal; paterno-filial y el fraternal. Estos subsistemas permitirán analizar la
estructura y las funciones de cada miembro, identificación del sistema comunicacional existente,
reconocer la predisposición al cambio y determinar así los objetivos a alcanzar con el desarrollo de
reglas para una intervención adecuada.
Por consiguiente, para Palomar y Suárez (1993) la clave del proceso de Intervención se encuentra en
la “entrevista sistémica”, la cual se compone de cuatro pasos: social (presentación de las demandas),
Julissa Jamileth Ostaiza Meza y Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
Volumen 5 | Número 2 | julio - diciembre| 2021
25
planteamiento (definición o estudio del problema) interacción, y definición de los cambios deseados.
Según las autoras, el Trabajador Social, ante una demanda, situará toda su comprensión hacia la crisis
que la determina, utilizándola como el punto de partida que le llevará a las relaciones difusas y con
desajustes con las que por lo general las familias que piden ayuda se enfrentan. Para que la
intervención finalice positivamente, se debe de establecer una colaboración total con todos los
miembros de la familia, neutralizando la responsabilidad en la familia para la solución de sus propios
problemas.
Para ahondar en la temática de la intervención familiar dentro de la VFP, se propone aparte del
modelo sistémico, otro enfoque a partir del planteamiento de Cotrell y Monk (2004, citado en Salazar,
2017) sobre el Modelo Ecológico Holístico; entendiendo que múltiples factores se pueden relacionar,
así como la correlación entre los sistemas contextuales, dichos autores exponen cómo esta dimensión
de la Violencia Intrafamiliar puede explicarse dentro de la interacción de cuatro niveles:
1. Ontogénico: involucra las cuestiones propias de los victimarios como su historia, los estilos de
apego, problemas mentales o abuso de sustancias.
2. Microsistema: se considera las dinámicas familiares, entre ellas, los estilos parentales,
comunicacionales o las estrategias de resolución de conflictos.
3. Exosistema: hace referencia en todas aquellas estructuras sociales que influyen en el entorno, por
ejemplo, el aislamiento social, las dificultades económicas.
4. Macrosistema: enfatiza en las creencias, los valores culturales y aprendizaje social.
En la guía de estrategias de intervención familiar elaborada por el Departamento Psicosocial del
Instituto Chileno de Terapia Familiar, IChTF (2014), se hace hincapié en que una intervención es más
eficaz si se dirige a la construcción de soluciones, centrándose en lograr pequeños cambios, con el
objetivo que la familia empiece nuevamente a tener control sobre su vida y recupere la confianza que
se había desvanecido sobre sus capacidades. Logrando avanzar en la construcción de metas
personales y colectivas.
Es fundamental resaltar que la violencia filo-parental, como todo tipo de violencia, “es un grave
fenómeno que está en auge, y por ello sería beneficioso aplicar programas de prevención dirigido a
adolescentes y padres, para que trabajando en conjunto se consigan minimizar los números de los
afectados” (López y Gavilán, 2016, p.1).
Sobre la base de las consideraciones anteriores el objetivo de este estudio es analizar la intervención
del Trabajador/a Social en la violencia filio-parental Unidad Educativa Fiscal “San Isidro” Manabí 2020,
reflejando la importancia del actuar profesional encargada del Departamento de Consejería
Intervención del Trabajador Social en la violencia filio-parental en la Unidad Educativa Fiscal “San Isidro” Manabí,
2020
SOCIALIUM| Revista científica de Ciencias Sociales | e-ISSN: 2706-6053
26
Estudiantil en temas de este índole, que además de involucrar netamente al estudiante y su ámbito
familiar también puede traer consigo afectaciones en el rendimiento escolar y actitudes ante el
desenvolvimiento en la comunidad educativa.
Método
Tipo de estudio. Se desarrolló una revisión bibliográfica, para Méndez y Astudillo (2008), “es un
proceso mediante la recopilación de conceptos para la obtención de un conocimiento sistematizado”
(p.16). Realizándose una revisión de diversos artículos científicos y fuentes fidedignas obteniendo
información relevante del tema objeto de estudio. El diseño fue una investigación de tipo descriptiva
que según Tamayo (1999) permite describir las características sistemáticas de una situación (p.44),
apoyada en un enfoque cualitativo, el cual Guerrero (2016), indica que es utilizado generalmente en
el análisis de las Ciencias Sociales siendo un proceso metodológico de datos cualitativos (p.2), se
empleó el enfoque cuantitativo, Hernández et al. (2014) refiere que este enfoque utiliza la
recolección de datos para probar hipótesis con base en la medición y en análisis estadísticos” (p.4).
Población y muestra. El estudio se realizó en los estudiantes de Educación Básica Superior de la
Unidad Educativa Fiscal “San Isidro” cantón Sucre de la provincia de Manabí. La muestra fue aleatoria
intencional, compuesta por 67 personas, para la encuesta participaron de tal manera: 30 estudiantes,
30 madres y padres de familia, 6 docentes, y adicional a ello una entrevista dirigida a la profesional en
Trabajo Social del Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) de esta misma institución.
Instrumentos de recolección de datos. Se utilizó el instrumento de guía de entrevista que para León
(2002) permite realizar un trabajo reflexivo para la organización de los temas posibles que se
abordaran en la entrevista” (p.180). Aplicándose una entrevista de 5 ítems a la Trabajadora Social de
la Unidad Educativa en cuestión. Además, se empleó el instrumento de cuestionario, Anguita (2003)
expresa que es un formulario que contiene las preguntas que son dirigidas a los sujetos objeto de
estudio” (p.143). Fueron 3 cuestionarios, uno de 15 ítems dirigido a los adolescentes, para los padres
de familia 15 ítems y a los docentes 6 ítems. Los instrumentos fueron válidos y confiables porque se
realizó la validez de contenido de las variables de estudio.
Procedimiento de la recolección de datos. El proceso se llevó a cabo mediante formularios online que
contuvo, el objetivo del estudio, explicación del tipo de violencia y las preguntas de la guía de la técnica
de encuesta, se diseñó un cuestionario para cada grupo encuestado. Para la técnica de entrevista
González (1997) expresa que es “un procedimiento científico para la recolección de datos, un proceso
de interacción entre dos roles bien diferenciados que fluyen en su comunicación” (p.154).
Julissa Jamileth Ostaiza Meza y Vicenta Inmaculada Ramona Aveiga Macay
Volumen 5 | Número 2 | julio - diciembre| 2021
27
Realizándose de tal manera un guía de entrevista con preguntas abiertas y un conversatorio vía
telefónico con la Trabajadora Social. Este instrumento permitió conocer cómo lleva a cabo la
intervención ante posibles casos de VFP, y lo que se puede hacer desde Trabajo Social en los DECE
para reducir este tipo de problemáticas.
Aspectos éticos. Todos los participantes estuvieron de acuerdo con el objetivo y la realización de la
investigación, se les explicó que sus respuestas eran anónimas y procedieron a contestar las
preguntas.
Análisis de datos. El procesamiento de datos se hizo a través del programa de Microsoft Excel, con el
cual se realizaron las tablas, obteniendo las frecuencias y porcentajes y analizando las variables a
través del análisis estadístico descriptivo. Se realizó la correlación de lo manifestado por los padres de
familias y los menores según las acciones, comportamientos y actitudes de los adolescentes.
Resultado
Para la obtención de los resultados se aplicó una entrevista a la trabajadora social perteneciente al
DECE de la institución y tres encuestas, una dirigida a treinta estudiantes, otra encuesta a treinta
padres de familia y la última a seis docentes, para tener una mayor objetividad con el tema del trabajo
investigativo. La encuesta se describe a continuación:
Tabla 1
Género, Edad y Estructura de la familia de los adolescentes
Género Padres de familia
Frecuencia
Porcentaje
Hombre
6
20 %
Mujer
24
80 %
Total
30
100 %
Género Estudiantes